LA BANDERA DE LA VIRTUD SE LEVANTA

Nota tomada de el Blog www.cumorah.org.

La Hermana Dalton aconsejó a las campistas a vivir el Nuevo Valor de las Mujeres Jóvenes

Traducción por Luís Córdova

ChurchNews – Reunidas con 2.300 jóvenes a los pies de una montaña, la hermana Elaine S.Dalton desplegó una bandera de la virtud el 1 de junio.

La bandera de oro brillante ahora está entre las otras bandera coloridas en el campo del valle de Heber de la Iglesia para las mujeres jóvenes

La hermana Dalton, Presidenta de las Mujeres Jóvenes le dijo a las jóvenes: “Hoy, tal como levantamos una bandera de oro que representa la virtud aquí en el campo de Heber, puede ser que les pregunte que representa y también estar de pie y brillar. Les pido que emprendan conmigo, comenzando este día, un viaje espiritual digno de sus mejores esfuerzos. Les pido que presionen conmigo en una búsqueda de la espiritualidad y de la pureza personal sin par. Le pido a cada una de ustedes determinar estar siempre en lo correcto, que sean virtuosas y dignas de entrar al Templo”.

Con lluvia y frio en el campo del valle de Heber, las mujeres jóvenes y los líderes escucharon durante el programa “Bandera alto en el monte se hizó”. La congregación escuchó como la hermana Elaine S. Dalton, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes, alentarlas para asegurarse de que las mujeres valoren la virtud como un principio en sus vidas.

Las mujeres jóvenes asistieron al campo con sus barrios y estacas, se sentaron en un anfiteatro y aguantaron la lluvia ligera durante el programa, una celebración de todos los valores de las mujeres jóvenes – fe, naturaleza divina, valor individual, conocimiento, elección y responsabilidad, buenas obras, integridad y virtud.

El valor de la virtud fue agregado a las Mujeres Jóvenes por la Presidencia en el mes de Noviembre.

La hermana Dalton les dijo que el Señor les pide en Doctrina y Convenios, que cada una de ellas en la virtud.

“Mientras estén aquí en campo Heber y caminen en estos lugares. Espero que piensen en la trayectoria de la virtud en sus vidas. A veces sera estrecho. A veces será escarpado, pero ustedes son trepadoras, y lo que significa estar en este valle. Significa estar siempre paradas en lo alto de la montaña para contemplar la magnífica vista que tienen aquí. Ustedes están aquí en esta tierra por una gloriosa estación y para un propósito glorioso”. Situado en 8.000 acres sobre a ladera enselvada, el Campo del Valle Heber, fue el primero en ser abierto en el año 2003

La hermana Dalton mencionó haber visitado el área antes de que fuera visitado. Ella se preguntaba si la construcción del campo sería posible. Ella dijo: “Hoy, el Campo Heber es más magnifico de lo que soñaba. Ustedes están paradas en una tierra que fue prevista por los Profetas de Dios para edificarles y fortalecerles, para consolidar su fe y testimonio de Jesucristo para que ustedes puedan llegar a ser las líderes de la siguiente generación”.

Observando todas las banderas que representan a cada uno de los valores de las mujeres jóvenes, la hermana Dalton señaló que ella nunca se imaginó que al ser llamada como Presidenta General de las Mujeres Jóvenes agregaría la virtud a los valores de la Mujeres Jóvenes.
No obstante, ella dijo que junto a sus consejeras ascendieron a Ensign Peak en la ciudad de Lago Salado y al observar el Templo de Lago Salado, agitaron un manto Peruano de oro haciendo un llamado a volver a la virtud, “Desplegamos esa bandera ese día, nunca….imaginándonos o soñando, veríamos agregar el valor de la virtud a los valores de las mujeres jóvenes". Y cuando fue agregado, los Líderes de la Iglesia le preguntaron a la hermana Dalton que color sería para representar la virtud. Ella recordó diciendo: “Estaba claro para mí el color que debía ser. Oro, tiene que ser oro” – le preguntaron por qué el oro – y respondió: “Porque es el color de mi manto peruano y pensé que era brillante y acababa de entrar en mi mente mediante el Espíritu. Porque el oro es puro. Tiene que ser refinado, y es brillante y precioso. Quisiera que supieran que ustedes son niñas de oro, ustedes son oro. Ustedes brillan. Ustedes brillan debido a su pureza en sus vidas, y sus testimonios, ustedes son preciadas”. La hermana Daltón concluyó diciéndoles a las campistas que su pureza y virtud cambie literalmente el mundo.

Al finalizar les dijo: “Estos no son días ordinarios y ustedes no los son. Recuerden eso. Graven eso en sus corazones en al tranquilidad del campo Heber. Entonces cuando regresen a sus hogares, no deje que ninguna persona les persuada de otra manera. Es mi oración que este día, aquí en la cumbre de estas montañas, resuelvan presentarse ante el Señor e ir a la montaña del Señor. Que resuelvan estar fuertes para defender la verdad y la rectitud. Hagan de la virtud una bandera para el mundo. Vivan de una manera tal que puedan ser felices y alegres y un ejemplo a todos los que con ustedes se asociarán”.

Ver también: